UNA FECHA QUE NO SE OLVIDARÁ JAMÁS

8:30:00
Casi 25.000 hinchas de Racing fueron a la cancha, aunque el equipo no podía empezar el torneo. También estuvieron algunos jugadores y los dos técnicos.

https://3.bp.blogspot.com/-5ZrjhGfk47w/T1Ax2jlmCQI/AAAAAAAABBA/QQb-Yb-Gg9w/s320/f029gh01.jpg
Los puestos de choripán sobre la calle Corbatta abrieron tempranito, pasado el mediodía. El estacionamiento de la cancha de a poco se fue completando. A los vendedores de gorros, banderas y vinchas de Avellaneda, la ciudad donde  no hubo fútbol, les fue más que bien. Casi 25 mil hinchas de Racing hicieron que el barrio viviera un domingo normal, aunque en el estadio Presidente Perón  no hubo fútbol.  

Sólo gente manifestándose en contra de la clausura del club. Y los jugadores, que no se vistieron de cortos y botines, pero tampoco quisieron quedarse en su casa lamentándose, decidieron acompañar a la gente que copó las tribunas. 

Allí se debatieron entre la angustia y la euforia. Allí no pararon de gritar y cantar durante toda la tardeAllí protagonizaron un día histórico y conmovedor para Racing. Y la cruzada fue más allá de Avellaneda, porque en Tucumán -en la plaza de la Independiencia- 200 personas marcharon e hicieron un banderazo por Racing.

La movilización, para algunos, empezó a la mañana. Unos 100 hinchas se juntaron en la sede de Villa del Parque y fueron al Programa Tribuna Caliente. Allí le apuntaron a Lalín por haber sido quien pidió la quiebra, mientras que el ex presidente aseguraba por Radio Mitre que "la semana que viene levanto la quiebra y me voy del club". Las críticas hacia De Stéfano y Otero no faltaron. Y el Tano -vocero de la barra- volvió a convocar a la gente y a los jugadores a participar de la movida de la tarde.

Cerca de las 15 una multitud se amontonó en la sede de Avellaneda.
Enseguida comenzó a caminar por la calle Alsina hacia el estadio y una hora después el clima en la cancha ya estaba a pleno. Había la misma euforia, o más, que cualquier domingo de fútbol. Como telón, la inmensa e imponente bandera que decía:
"Más allá de la lógica, más allá de la razón, te entregó mi vida y el corazón". En las populares y las plateas se vivía un clima de fiesta, donde nunca nadie dejó de cantar. Era paradójico: el estadio estuvo más vivo que nunca para evitar la muerte del club.

A las 17.15, acompañados por Gustavo Costas, varios jugadores del plantel llegaron al vestuario. La gente los esperaba ansiosa. Quiroz, Michelini, Sergio Zanetti, Reinoso y Angel Morales se asomaron y el estadio explotó en un grito: "Lacadé, lacadé, lacadé...". Fue como si hubiera salido el equipo para jugar un clásico.

Pero en un principio, ese instante sublime corrió peligro. Porque en un primer momento los jugadores no tenían pensado ir a la cancha. Pero ante el pedido de los hinchas cambiaron de opinión

Emocionados, gritando como fanáticos a la par de los hinchas, dieron una vuelta olímpica y media caminando en medio de una maraña de cámaras y grabadores

Costas y Reinoso eran los más eufóricos, pero todos vivieron sensaciones especiales. "Me puse más nervioso que antes de un partido. Esto es impresionante. Racing trajo más gente que los equipos que jugaron hoy", reconoció Michelini.

Más tarde aparecieron Juan Carlos Cárdenas y Humberto Maschio. Al Chango lo llevaron en andas. El Bocha, conmovido, no pudo contener las lágrimas.

ver el video, emocionante!!!!!!

http://www.youtube.com/watch?v=BuMOdHptlzw

Pasó de todo. La gente soportó sin quejas una sensación térmica de 42 grados con el único atenuante de unos chorros de agua que les tiraban los bomberos. No conforme con eso, un hincha se tiró al foso para matar el calor. 
De pronto, un miembro de la Guarda Imperial conocido como el Pampa anunció por los altoparlantes que próximamente se abrirá una cuenta a nombre de Quiroz y Costas para juntar fondos para la quiebra. Mientras tanto, un hincha daba la vuelta olímpica de rodillas y otro mostraba un cuadro con un cristo con la camiseta de Racing.

ver el video, hasta las lagrimas!
http://www.youtube.com/watch?v=dNoLEbjDD7c

Cuando se fueron los jugadores, abrieron las puertas del campo de juego. Unas 5 mil personas entraron y se tiraron a la cancha, a modo de pic-nic.
 El pasto estaba alto, las líneas de cal sin marcar. Los hinchas lo notaron, temieron de que se tratara de los primeros síntomas. Pero levantaban la vista, miraban la multitud en llamas y el panorama les levantaba el ánimo. "Mirá lo que es esto, ¿cómo vamos a desaparecer?", se preguntó Lucas.


Además de los cantos tradicionales, algunos aludieron directamente a la situación actual: "Racing, unido, jamás será vencido", "Y Racing no se cierra..."
"No queremos policías, no queremos ningún juez. Queremos que juegue Racing, que se dejen de joder". Cada tanto, los cantitos a favor de Racing cambiaban por agresivos a los dirigentes.
 "Atención, atención... atención, atención... queremos la renuncia de toda la comisión" y los insultos centrados en Lalín fueron los preferidos. De Julio Grondona también se acordaron.
 Algunos hinchas, como Julián de 23 años, hacían autocrítica: "La culpa también es nuestra por dejar que se robaran todo. Tendríamos que haber reaccionado antes".

Ahora los hinchas ya tienen los ojos bien abiertos. Y por lo visto están dispuestos a todo con tal de que Racing no desaparezca. Así lo reflejaron cantando hasta el final: "Olelé, Olalá, para cerrar a Racing, nos tienen que matar".

Por todo lo expuesto brindo por la Academia. RACING es grande por su gentre  y se merecen ser los dueños de una pasión.
http://www.youtube.com/watch?v=CtrExOxTa7Q

Juan Antonio Fornasier

Share this

Related Posts